LA NECESIDAD

Las consecuencias del delito y del crimen son muy diversas y muy graves. Las víctimas, los reclusos y sus familias son uno de los grupos más vulnerables, y a pesar de su proximidad a nosotros son olvidados del mundo. Viven escondidos, aislados, encerrados y menospreciados.

Las víctimas del delito generalmente son ignoradas, salvo cuando son necesarias como testigos en el proceso penal. Reciben muy poca ayuda para recuperarse y sus necesidades de restitución son insatisfechas, creando trauma y un legado emocional de daño no resuelto.

La prisión no siempre rehabilita; un alto porcentaje de reclusos volverán a delinquir. No tienen la oportunidad de comprender realmente el daño que su delito causa en la vida de las víctimas, en su comunidad y en la sociedad.

Víctimas ocultas e inocentes - generaciones enteras de hijos - sufriendo y, en algunos casos, pagando el precio final por los crímenes de sus padres. Los niños de los presos se encuentran entre las poblaciones más excluidas y desamparadas del mundo. Son más pobres, más privados de las necesidades básicas, más estigmatizados, más victimizados y más propensos a cometer crímenes.

Qué hacemos: víctima, penado, familia, evangelio.

SIGUENOS EN TWITTER
ACTUALIDAD

JUSTICIA RESTAURATIVA. PROYECTO FUNDACIÓN EDP SOLIDARIA.ÁRBOL SICÓMORO EN VALENCIA

Han pasado sólo cuatro meses desde que empezamos nuestra andadura por tierras valencianas, pero han dado para mucho.

Leer más actualidad