LA NECESIDAD


 

El sistema de justicia tradicional normalmente se mueve lentamente. Hay juicios más largos que la sentencia máxima que podrían funcionar si fueran hallados culpables.

Las víctimas del delito generalmente son ignoradas, salvo cuando son necesarios como testigos en el proceso penal. Reciben muy poca ayuda para recuperarse y sus necesidades de restitución son insatisfechas, creando un legado emocional de daño no resuelto y trauma.
La prisión no siempre rehabilita; un alto porcentaje de reclusos volverán a delinquir. No tienen la oportunidad de comprender realmente el daño que su delito causa en la vida de las víctimas. No interactúan personalmente con personas heridas por el delito. No se les anima a reflexionar sobre la necesidad de reparar ese daño, del perdón y de la reconciliación.

 

¿Qué es la Justicia Restaurativa?

Es una justicia que considera el crimen como algo más que una violación de la ley, es causa de un daño a las personas, a las relaciones personales ya la comunidad; así que la respuesta debe abordar tanto esos daños como la mala conducta.

Si las partes están dispuestas intentar, la mejor manera de abordarlo es ayudándoles a realizar un encuentro para discutir esos daños y entre ellos encontrar la manera de repararlos.

La justicia restaurativa enfatiza la rendición de cuentas, el perdón y la reparación. Cuando las víctimas, los infractores y los miembros de la comunidad se reúnen para decidir cómo reparar el daño causado, el resultado es transformador.

"El 80% de los participantes han cambiado su forma de sentido el impacto del delito para la comunidad"

Número de personas beneficiarias que alcanzaremos en 2021 con estos proyectos: 960

Proyectos Justica Restaurativa

HAZTE VOLUTARIO DE ESTE PROGRAMA

Concaes promueve varias iniciativas innovadoras que reflejan los principios y valores de la justicia restaurativa:

Fabricantes de Paz

Diálogos Restaurativos 

Árbol Sicomoro

Construyendo Puentes

 

Fabricantes de Paz 

Por primera vez las familias de las personas reclusas y penadas son los destinatarios directos de un proyecto de Justicia Restaurativa, como a víctimas directas del delito, y vela por los derechos que les otorgan el Estatuto de la Víctima y las directrices europeas .

Nuestra experiencia en prácticas restaurativas defiende que las familias sufren los daños derivados del delito y participan en la aceptación de una falsa responsabilidad. El objetivo es que todas estas víctimas y sus familiares sean reconocidas y tratadas de manera respetuosa y no discriminatoria, utilizando un enfoque individual adaptado a sus necesidades. Garantizando el derecho a asistencia, servicios de apoyo y protección.

Fabricantes de Paz encaja de inicio en Víctima y Justicia Restaurativa, un área de CONCAES que persigue una justicia que llegue más allá de un castigo, que profundice en el delito, en cómo rindiendo cuentas ya través de la responsabilidad se pueden cambiar las cosas.

El proyecto se dirige a unidades familiares afectadas por la incursión de uno de sus miembros en la vida delictiva. Tiene 3 líneas de acción:

  • Reparar y asistir a estas familias. El Estatuto de la Víctima (Ley 4/2015) y las directivas europeas olvidan incluirlas como víctimas del delito, y no les hacen partícipes del derecho a asistencia y reparación.
  • El proyecto considera un factor clave para hacer que las personas penadas asuman la responsabilidad del daño causado y su compromiso de cambio real. Prevención terciaria, acciones realizadas una vez cometido el delito, que tras el análisis de sus consecuencias reales en la familia, en la comunidad y en la sociedad, eviten que éste se repita.
  • A estos familiares en Fabricantes de Paz, en un escenario donde generalmente se convierte el delito es un recurso más de vida. Prevención secundaria, acciones en un ámbito y colectivo específico que tienen alto riesgo de cometer un hecho delictivo. Consideramos a estas familias un agente principal de prevención de nuevos delitos, tanto por el cambio que generan en las personas infractoras, como el aprendizaje que proyecten en el resto de miembros de la familia.

AMPC y CONCAES hemos participado en más de 1.250 Diálogos Restaurativos en los últimos 4 años, un común denominador en las personas penadas es el impacto que les genera ver el daño que causó con su delito a su familia, madre, padre, cónyuges, o descendencia . Por el aislamiento o la negación del delito, los penados no suelen tener conciencia plena de las consecuencias negativas de su hecho delictivo en su núcleo familiar.

Estas familias, sin cometer delito alguno son castigadas por ello. Expresan la necesidad de contar sus vivencias, de ser comprendidas más que de comprender, y nos reclaman su reparación para poder superarlo. Si les dotamos de herramientas tienen una posición que les permite cambiar positivamente su contexto en el largo plazo.

Fabricantes de Paz se llevará a cabo en 2021 con familias de la Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana y Región de Murcia, y pretende replicarse además en Galicia y Asturias a lo largo de 2022.

 

Proyecto Diálogos Restaurativos

Diálogos Restaurativos: “Responsabilización y reparación del daño” es un proyecto integrado en el ámbito de la Justicia Restaurativa cuyo objetivo principal es dotar de herramientas de apoyo a las víctimas así como a los victimarios, todo ello mediante un proceso de diálogo e integración entre ambas partes.

La Justicia Restaurativa entiende que la comisión de un delito afecta, en primer lugar, a víctimas e infractores, y también a sus familias ya la comunidad, alcanzando su onda expansiva a la sociedad en general. Es por ello que, tras la comisión del mismo, buscamos nuevas oportunidades para todas las personas afectadas, profundizando en los efectos que este ha causado en cada una de ellas.

Con este programa, partimos de la idea de utilizar el diálogo como un beneficio para ambas partes, de un lado, la víctima, quien tiene la oportunidad de expresar las consecuencias sufridas por un determinado delito; de otro lado, la persona infractora, quien puede ser más consciente del daño causado, expresarse, responsabilizarse, y reparar, bien a su víctima si ella así lo desea, o a víctimas indirectas ya la comunidad

El programa es desarrollado tanto con personas cuya pena es privativa de libertad y que cumplen condena en prisión, como aquellas cuya condena es el cumplimiento de Trabajos en Beneficio de la Comunidad. En ambos casos, unos objetivos comunes: la reparación del daño, evitar delitos futuros, y el fomento de una reinserción social positiva y sana.

Actualmente los llevamos a cabo en Centros Penitenciarios y Centros de Integración Social de la Comunidad de Madrid, Comunidad Valencia y Región de Murcia, con el compromiso de implementarlos Galicia y Asturias a lo largo del presente año.

 

Proyecto Árbol Sicomoro

.Ha sido elaborado sobre sobre 20 años de experiencia en encuentros restaurativos, tratando de:

  • facilitar la participación de las víctimas,
  • más fácil para los afiliados de organizarse, y
  • capacidad de una expansión sustancial

Nuestro objetivo es que en los próximos 10 años más de 750.000 víctimas y victimarios de 85 países hayan participado en un encuentro restaurativo.

¿Qué es el Árbol Sicomoro proyecto Nueva Hoja?

Un programa de justicia restaurativa que aumenta la conciencia de los agresores sobre cómo el delito perjudica a las víctimas, lo que se necesita para reparar el daño, y cómo ser pacificadores en el futuro. Consta de ocho sesiones semanales. En dos de ellas, las víctimas del delito se reúnen con victimarios no vinculados directamente. Durante las otras seis sesiones, se trabaja con vídeos especialmente desarrollados en los que otras víctimas cuentan sus experiencias, dan sus puntos de vista sobre un tema que se discute y trabaja esa semana.

El programa tiene un fuerte impacto en las personas reclusas que participan. Los estudios de investigación realizados demuestran que aumenta la empatía de los victimarios por las víctimas y cambia sus actitudes, alejándose de la reincidencia.

 

Construyendo Puentes (Building Bridges)

Construyendo Puentes desarrollado por CONCAES. Proyecto promovido por la Unión Europea simultáneamente en 7 países. Consiste en crear un ambiente seguro y respetuoso dentro de las cárceles donde los presos y las víctimas pueden contar y reflexionar sobre sus historias, llevando esto al autodescubrimiento y a un compromiso para construir la paz. Nuestra experiencia e investigación demuestran que cambian las actitudes de los infractores y que ya no ven el crimen como aceptable.

Leer más

 

Dónde

A través de nuestro Centro para la Justicia y la Reconciliación, trabajamos para influir en los que tienen la responsabilidad de tomar decisiones para que adopten políticas públicas de justicia restaurativa.